Hallan en Dinamarca la supuesta tumba de Ulf el vikingo que asaltó tierras Gallegas en el siglo XI

La zona donde apareció fue excavada por primera vez en 1951 con motivo de la construcción de una carretera en las inmediaciones

tumbavikinga1_85f5ef37

Un hallazgo arqueológico en tierras danesas ha dado con la presunta tumba del caudillo vikingo Ulf, conocido por el sobrenombre de “El Gallego” o “El Lobo Gallego“, vinculado en su día tierras arousanas por cuanto fue uno de los últimos líderes normandos que en sus incursiones saqueó Catoira y la comarca, amén de otras localidades de la comunidad gallega.

El descubrimiento de la tumba, que se vincula a este caudillo vikingo y del que se hace eco la prestigiosa publicación de la “National Geografic“, ha sido fruto de una excavación dirigida por el arqueólogo danés Bjarne Henning Nielsen, conservador del Museo Vesthimmerlands en el norte de Dinamarca.
En la tumba excavada, junto con otras sepulturas en una zona al pie hoy de una carretera, se hallaron restos del guerrero vikingo dentro estructura funeraria realizada en madera.

tumbavikinga2_1339x2000_99059866

Al lado de los restos, un ajuar funerario compuesto por un fragmento de la que presuntamente fuera su espada con restos de la vaina -fragmento de unos 10 centímetros de longitud que hacen pensar a su descubridor, que el arma era en realidad más larga de lo habitual-, dos estribos de cobre para cabalgar, espuelas, diversos aparejos para montar, incrustaciones de plata y algunos huesos de las patas delanteras de un lechón. Henning Nielsen refiere que, tanto en la tumba como en la propia estructura funeraria, se entrevé una inscripción parcial que indica una fecha algo posterior al año 1000.

La zona donde apareció esta tumba ya fuera excavada por primera vez en 1951 con motivo de la construcción de una carretera en las inmediaciones.

4_gqi8x

En aquella ocasión se habían hallado diversos objetos antiguos de la cultura escandinava. Sin embargo, se trató de una actuación precipitada por lo que las autoridades danesas decidieran entonces recubrir la zona con tierra. Ahora el Museo Vesthimmerlands, con su conservador y el arqueólogo Bjarne Henning Nielsen al frente, la ha descubierto.
Según refiere el experto danés, la cámara funeraria probablemente quedó oculta tiempo después bajo un túmulo de tierra que luego acabó siendo nivelado para construir en el lugar una especie de capilla.

tumbavikinga3_1835x2000_831bd685

En esta excavación actual, más trabajada y precisa, se hallaron un total de 24 tumbas ancestrales vinculadas a la cultura escandinava, la mayoría de ellas opulentas, de las cuales una de ellas, en la que apareció la inscripción y el ajuar funerario antes referido, Henning Nielsen se haya convencido corresponde al mismísimo Jarl Galizu-Ulf,

Este caudillo vikingo fue un referente del estamento nobiliario en Jutlandia.
Vinculado por lazos familiares a la realeza danesa, su bisnieto, Valdemar “El Grande”, llegaría a convertirse en el mismo rey de Dinamarca entre los años 1157 y 1182.
De hecho, según refiere Henning Nielsen, la tumba y sepulturas halladas formaban parte, con toda probabilidad, de unos terrenos que el propio Valdemar “El Grande” había heredado de sus antepasados, entre ellos del propio Ulf.

 

tellus_6710_23_large

Jarl Galizu-Ulf protagonizó una de las últimas grandes incursiones vikingas en Galicia, ataques de saqueo que los normandos venían protagonizando desde el siglo IX, el más temible el que se produjo en el 968 con 100 barcos que entraron por la ría de Arousa al mando de Gunderedo, atacando Catoira y arrasando toda la costa.
Unas incursiones asiduas a tierras gallegas por cuanto, históricamente, se baraja, los normandos llegaron a pretender convertir esta región en su puerta de entrada para extender su dominio a la Península

Desde el siglo X los vikingos comenzaron a aparecer en Galicia de forma cada vez más esporádica; sin embargo, en el año 1015, dirigidos quizás por el rey Olaf atacaron Castropol, Betanzos, Ribas de Sil y Tuy.
En esta villa desembarcaron por sorpresa remontando el Rio Miño y masacraron al ejército del conde Menedo, arrasaron la ciudad y tomaron como prisionero al obispo Alfonso.
Del año 1026 se conserva un documento que revela una práctica habitual entre los nórdicos, el secuestro de rehenes para obtener rescate.
En el documento aparece Octicio negociando la liberación de dos mujeres, Meitilli y Gocina, madre e hija, por las que finalmente entregó una capa, una espada, una camisa, tres lienzos, una vaca y tres modios de sal.

683px-catoira_060905_033

Estatua en recuerdo de las incursiones vikingas en Catoira

En el año 1028, reinando Bermudo III, Ulf, también dirigió una expedición contra las costas gallegas, subiendo por la ría de Arosa, pero también fue rechazada por el ejército del obispo Cresconio de Compostela, quien también fortaleció la ría de Arosa edificando los Castellum Honesti, las Torres del Oeste.
Con el fin del período de las invasiones vikingas comenzó la llegada de peregrinos nórdicos a Santiago de Compostela siguiendo el Camino de Santiago
Entre estos peregrinos se encontraba figuras importantes como el rey Sigurd de Noruega, en otoño de 1108, el camino marítimo del vestvegr que conectaba Escandinavia con Galicia, duraba unos ocho días de travesía.

fef02f18a91bcb9e269394b271267d4f

Las incursiones de Ulf tuvieron lugar en entre los años 1028 y 1048, coincidiendo con los reinados de Bermudo III y Fernando I de León. Su expedición penetró también por la ría de Arousa y, al mando de sus huestes vikingas, tomó Iria Flavia, invadió Santiago, y durante tres años asoló territorio gallego sin apenas encontrar resistencia.

fiesta-vikinga-catoira

A partir de ahí la historia del personaje se mezcla en parte con la leyenda, y ésta refiere que el propio Ulf llegó a servir un tiempo como mercenario del conde gallego Rodrigo de Romariz, participando con sus hombres al asalto del castillo de Labio, cerca de Lugo, durante la revuelta de Bermudo III, así como en la lucha contra los mercenarios vascos.

Antes de su expulsión de Galicia por parte de las tropas del obispo Cresconio, Ulf tuvo aún tiempo de saquear Redondela, San Simón, Toralla y Cíes. Tras su marcha los ataques vikingos a tierras gallegas, fueron decayendo, si bien durante muchos años pervivió en las gentes de la región el recuerdo del “El Lobo Gallego”.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s