Un ataque suicida a un convoy militar deja, al menos, ocho muertos y decenas de heridos

Mogadiscio —

Un ataque suicidad con coche bomba dirigido contra las fuerzas del Gobierno de la región de Puntland, en Somalia, ha provocado la muerte de, al menos, siete personas –tres soldados y cuatro civiles– y ha dejado heridos a otros 37 –entre ellos seis soldados–.

El suceso ha tenido lugar en una zona concurrida de la ciudad portuaria de Bosasso, junto a un mercado, tal y como informan los medios locales.

El Gobierno de la región ha compartido sus condolencias con las familias de los fallecidos y “reza por el bienestar de las personas heridas”.

Asimismo, las autoridades han destacado la rápida acción de las fuerzas de seguridad y del personal médico a la hora de responder a esta emergencia, salvando muchas vidas. El ejecutivo acusa al grupo terrorista Al Shabaab de estar detrás de estos “ataques salvajes”.

Según un comunicado de prensa emitido por la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Somalia (UNSOM), se trata de “actos cobardes” que “no servirán de nada” y han insistido en su apoyo a los ciudadanos de Puntland “en su lucha por la estabilidad y la prosperidad”.

“Un coche bomba se dirigió (…) hacia las fuerzas de seguridad, se abalanzó contra el convoy y estalló”, declaró este policía en Bosaso, Abdulahi Said. “Por el momento podemos confirmar que ocho personas murieron, pero el balance podría ser más elevado, ya que muchos heridos fueron trasladados al hospital”, añadió.

El ataque tuvo lugar cerca de un mercado concurrido de Bosaso, principal puerto de Puntland, situado a orillas del golfo de Adén.

El ataque no ha sido reivindicado. Numerosos insurgentes islamistas shebab operan desde las montañas de Golis, al sudoeste de Bosaso. Puntland también alberga bases de piratas y es escenario de tensiones a medida que se acercan las elecciones generales previstas en enero.

Las autoridades autónomas del Puntland no controlan las montañas de Golis, que son el dominio de Mohamed Said Atom, un jefe de guerra y traficante de armas aliado de los shebab y sobre el que pesan sanciones de la ONU por “secuestros, piratería y terrorismo”.

El Puntland declaró su autonomía en 1998 sin llegar a separarse de Somalia. Reconoce la autoridad del gobierno de Mogadiscio pero dispone de sus propias instituciones y de su administración.

Somalia carece de una autoridad central y está sumida en el caos desde la caída del presidente Siad Barre en 1991.

AFP/EFE

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s