Se reanudan las labores de búsqueda del joven desaparecido en Lapuebla de Labarca (Álava)

Ertzaintza y Guardia Civil, junto a cientos de voluntarios, rastrean el embalse de El Soto
La Policía descarta la hipótesis del suicidio y de la muerte violenta
Desapareció el domingo cuando bañaba a sus perros en las aguas del río

Ertzainas en un anterior rescate en Álava.

Más de 300 voluntarios, amén de especialistas de la Ertzaintza, la Guardia Civil y los bomberos de Vitoria y Laguardia, continúan buscando el cuerpo del joven de Lapuebla de Labarca (Álava) Vicente Garrido, de 29 años, desaparecido el pasado domingo en el río Ebro.

En las aguas se han hallado ya las zapatillas, los calcetines, los pantalones, la ropa interior y una cazadora de Garrido, pero no hay rastro de él hasta el momento.

Al parecer, el joven se encontraba en el Ebro bañando a sus perros, a uno le arrastró la corriente y el joven se zambulló tras él, quedando atrapado en el agua.

Fuentes policiales dan como plausible estahipótesis del accidente y descartan, por lo tanto, tanto el suicidio -había quedado con unos amigos horas después aquel domingo, que fueron quienes denunciaron los hechos- como la muerte violenta, de la que no hay ningún indicio.

Según los responsables de Emergencias del Departamento de Seguridad, las pesquisas se centran en un embalse llamado El Soto. «Sabemos que de ahí no ha podido pasar el cuerpo», explicaron estas fuentes.

Emergencias cuenta de su lado con buzos de la Ertzaintza y de la Guardia Civil, un helicóptero, embarcaciones y bomberos. El instituto armado ha llegado a aportar un perro «especialista en agua».

Sin embargo, el mayor activo del operativo son los 300 voluntarios de Lapuebla de Labarca, Fuenmayor (La Rioja) y otras localidades que están echando una mano.

Sin embargo, el resultado del rastreo de ayer fue negativo. Las tareas de búsqueda del joven de 29 años se reanudarán hoy a las 8.30 de la mañana y se prolongarán hasta el anochecer.

Nadie se quiere poner en la peor de las hipótesis, pero las posibilidades de hallar con vida al desaparecido son realmente escasas. «El Ebro es un río complicado, está crecido y hay muchas corrientes. Además, el agua está muy fría, a seis grados», explican desde Emergencias.

La Ertzaintza, hasta octubre, había computado 1.985 desapariciones de personas en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa. Según las estadísticas policiales, el 96% habían sido halladas con vida.

EFE

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s