TEPCO dice que el muro subterráneo es incapaz de frenar el vertido de agua contaminada al mar

La operadora de la accidentada central de Fukushima, Tokyo Electric Power (TEPCO), ha confirmado que el agua radiactiva del subsuelo ha superado el sistema de contención subterráneo construido para evitar su llegada al mar, informó hoy la cadena NHK.

La Compañía Eléctrica de Tokio (TEPCO), encargada de gestionar la central nuclear Fukushima-1, ha afirmado este sábado que el muro subterráneo construido para frenar el vertido de agua contaminada al mar es incapaz de frenar el flujo de agua radiactiva.

Las obras de este muro subterráneo de 100 metros de longitud, situado entre los reactores y el océano, finalizaron el viernes tras culminar los técnicos de TEPCO un complejo sistema de inyección química para endurecer y sellar el suelo de cara a evitar la filtración del liquido radiactivo al mar.

No obstante, los operarios han descubierto a través de uno de los pozos de observación desde los que habitualmente recogen las muestras de agua subterránea que el nivel del líquido supera en unos 60 centímetros la altura del muro de contención del subsuelo.

Ingenieros de la compañía comenzaron a edificar el muro para evitar el vertido, si bien se ha confirmado que el nivel de agua es superior a la altura máxima del mismo, según ha informado la cadena de televisión pública japonesa, NHK.

La principal alternativa es construir una especie de “muro helado” alrededor de Fukushima-1 que sea impermeable a los vertidos radiactivos y reforzarlo con una capa superficial para impedir que el agua de lluvia cale en el subsuelo.

Sin embargo, se trata de un proyecto muy complejo y costoso –unos 40.000 millones de yenes (unos 309 millones de euros)–, por lo que aún está en el aire, a la espera de que reciba el visto bueno de las autoridades locales, regionales y del Gobierno.

El miércoles, el Gobierno de Japón reveló que diariamente se vierten al océano Pacífico 300 toneladas de agua radiactiva ( contaminada con estroncio y tritio, al puerto situado frente a la central, protegido del mar abierto por diques y rompeolas) , desde la central nuclear, cantidad suficiente para llenar una piscina olímpica en una semana.

El Ministerio de Economía, Comercio e Industria explicó que diariamente se vierten al subsuelo 1.000 toneladas de agua desde la central nuclear, de las cuales unas 300 contienen sustancias altamente radiactivas que llegan al Pacífico.

Como medida temporal para reducir este agua contaminada subterránea proveniente de las zonas colindantes, TEPCO comenzó el viernes a bombear parte de este líquido y a transferirlo a unos depositos en las proximidades del reactor 2, con el que es capaz de extraer hasta 0,18 toneladas por minuto de agua subterránea.

Las autoridades niponas aseguraron que las 700 toneladas restantes no están contaminadas. Aún así, de ellas, 300 consiguen llegar al océano, mientras que las otras 400 se acumulan en los sótanos de los reactores uno y cuatro.

Los problemas en Fukushima-1 se deben al terremoto y el tsunami que el 11 de marzo de 2011 arrasaron la costa de la prefectura japonesa, dando lugar al peor accidente nuclear de la historia, junto al de la central de Chernóbil, en Ucrania.

Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto, ya que Japón se asienta sobre una falla, pero no para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s